BLOG

En 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas instituyó el día 3 de diciembre como Día Internacional de la Discapacidad. Una jornada con la que se persigue concienciar a las personas sobre las dificultades y problemas que sufren las personas con discapacidad, y sobre la necesidad de contribuir a mejorar su situación en aspectos como la accesibilidad, el trato, la igualdad de oportunidades o los cuidados. El objetivo final es lograr un mundo más inclusivo.

Se entiende por discapacidad la interacción entre las personas que tienen algún problema de salud (por ejemplo, parálisis cerebral, síndrome de Down y depresión) y factores personales y ambientales (por ejemplo, actitudes negativas, transporte y edificios públicos inaccesibles y apoyo social limitado).

Más que otros colectivos, las personas con discapacidad están sufriendo de forma aguda las consecuencias sanitarias, sociales y económicas del Covid-19. En su edición de 2020, el Día Internacional pone el acento en la necesidad de fortalecer los esfuerzos colectivos para favorecer un acceso universal a los servicios esenciales, en ámbitos como la educación, las infraestructuras, el ámbito digital o, muy especialmente, la salud.

La Organización Mundial de la Salud ofrece cifras muy preocupantes sobre la situación de la discapacidad en el mundo:

-Un 15% de la población mundial sufre algún tipo de discapacidad. Lo que debe erradicar la falsa percepción de que se trata de algo minoritario.

-El número de personas con discapacidad ha aumentado drásticamente en el mundo. En muchos casos, debido, según la OMS, al aumento de la prevalencia de enfermedades crónicas.

-Casi todo el mundo experimenta en algún momento de su vida, ya sea temporal o permanentemente, alguna forma de discapacidad. Es más fácil, pues, ponerse en el “pellejo” de las personas discapacitadas.
-Es una evidencia que las personas con discapacidad tienen menos acceso a los servicios de asistencia sanitaria, lo que conlleva que sus necesidades asistenciales queden desatendidas.

-Se constata finalmente una necesidad urgente de ampliar los servicios destinados a las personas con discapacidad en la atención primaria de salud, especialmente las intervenciones de rehabilitación.

Todo ello lleva a la OMS a asegurar que la discapacidad es un problema de salud pública, que afecta en el mundo a más de 1000 millones de personas. Hasta 190 millones de las personas de 15 o más años tienen dificultades considerables para funcionar y requieren con frecuencia servicios de asistencia sanitaria.

En cualquier caso, la discapacidad no implica incapacidad. Por eso hay que proporcionarles siempre un trato similar al que tienen derecho el resto de personas, sin compasión, ni paternalismos, sino con naturalidad y respeto a su dignidad.

Desde Sanafarmacia nos sumamos a esta celebración uniéndonos a las reivindicaciones de la OMS, y difundiendo su lema: que este día internacional, como los 365 días del año, sean “Un día para todos”.

Entradas Relacionados

CATEGORÍAS