BLOG

El tabaquismo es una de las mayores amenazas para la salud pública a nivel mundial. Desde hace años, la OMS (Organización Mundial de la Salud) viene alertando de que el tabaco es muy dañino en todas sus modalidades, siendo el motivo de muerte de más de 8 millones de personas al año en el mundo, de las que algo más de 1,2 millones son fumadores pasivos, esto es, personas expuestas al humo de las que sí fuman.

Según la OMS, el 22% de la población en España afirma fumar a diario y el 2% es fumador ocasional, mientras que el 25% se declara exfumador. La cifra de personas mayores de quince años que afirma fumar a diario asciende en España a alrededor de 8,6 millones de personas, mientras que la de no fumadoras asciende hasta casi 20 millones de personas.

El tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo de padecer un cáncer, siendo responsable del 33% de los tumores y del 22% de las muertes por esta enfermedad. Además, el consumo de tabaco se asocia muy directamente con diversas patologías cardiovasculares y pulmonares de carácter muy grave.

El conocimiento sobre los perjuicios del tabaco está muy estudiado. Así, por ejemplo, sabemos que empezar a fumar tabaco a una edad precoz aumenta el riesgo de muerte y de enfermedad cardiovascular a una edad más temprana, especialmente en aquellas personas que se inician antes de los 12 años. También sabemos que dejar de fumar antes de los 40 años reduce la probabilidad de muerte por enfermedades relacionadas con el tabaco en un 90%.

Es cierto que cada vez son más las personas que emprenden un proceso de cesación del hábito de fumar. Pero, de todas ellas, solo el 10% lo consigue sin ayuda, puesto que la consulta a profesionales aumenta de forma considerable las posibilidades de éxito.

Sanafarmacia está integrada en la Red Andaluza de Servicios Sanitarios y Espacios Libres de Humo (RASSELH), y además ha sido reconocida por el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales Farmacéuticos (CACOF) como farmacia de referencia por su servicio de deshabituación tabáquica. Este servicio ha ayudado en los últimos años a muchas personas a dejar de fumar.

Según Nani Marchena, responsable de nuestro Servicio de Deshabituación del Tabaco, una de las claves para conseguirlo es la motivación y un adecuado estado de ánimo, “pero una ayuda como la que ofrecemos puede ayudarlos en los momentos más delicados, cuando existen más posibilidades de recaída”.

Uno de los argumentos más sólidos e incontestable para animar a los que lo intentan tiene que ver con los beneficios que reporta a la salud acabar con el hábito tabáquico, tanto la propia como la del entorno. Son conocidos los efectos beneficiosos de la cesación tabáquica en el organismo tras dejar de fumar, pero nunca está de más recordarlos:

  • A los 20 minutos de dejar de fumar se reducen la tensión arterial y la frecuencia cardíaca elevadas.
  • A las 12 horas, el nivel de monóxido de carbono en el torrente sanguíneo vuelve a la normalidad.
  • A las 2-12 semanas, mejoran la circulación y la función pulmonar.
  • A los 1-9 meses se reducen la tos y la disnea.
  • A los 10 años, el riesgo de morir por un cáncer de pulmón se reduce a la mitad.

Si estás convencido de que ha llegado el momento de dejarlo, te recomendamos que pidas cita en nuestro Servicio de Deshabituación Tabáquica, donde te escucharemos e intentaremos ayudarte a abandonar este hábito. Pinchando aquí, puedes pedir cita.

Foto: freepik

No hay etiquetas para esta entrada.

Entradas Relacionados

CATEGORÍAS