BLOG

Hoy, día 12 de marzo, celebramos el Día Mundial del Glaucoma. Se trata de un padecimiento que engloba hasta 60 enfermedades oculares, las cuales pueden provocar la ceguera del paciente a través de una degeneración progresiva del nervio ocular.

Según la Sociedad Española de Glaucoma, esta enfermedad afecta a más de un 3% de la población y es, junto a la diabetes, “la principal causa evitable de ceguera en España”, puesto que es un padecimiento en el que se pierde visión debido a un aumento de la tensión ocular, una consecuencia que se podría evitar hasta en un 95% de los casos con un diagnóstico precoz, ya que la tensión ocular normal se encuentra por debajo de 21 mm Hg.

En sus inicios, el incremento de la presión ocular no produce ningún síntoma. Sin embargo, las manifestaciones posteriores pueden envolver una disminución del campo visual periférico, leves dolores de cabeza y ligeros trastornos visuales, como por ejemplo percibir halos alrededor de la luz eléctrica o contar con dificultad para adaptarse a la oscuridad. Cuando la enfermedad ya se encuentra en una fase más avanzada y se origina la pérdida de visión, el paciente puede presentar “visión en túnel”, un tipo de enfoque en el que se produce un estrechamiento extremo del campo visual que dificulta la visión de objetos a ambos lados cuando se mira de frente.

En los casos en los que se presenta un dolor exagerado en el ojo, enrojecimiento y pérdida de visión súbita es indispensable acudir al médico urgentemente, ya que estos son los síntomas más habituales de un glaucoma agudo de ángulo cerrado, el tipo de glaucoma más severo e irreversible.

La única forma de prevenir esta enfermedad es ir al oftalmólogo y diagnosticarlo precozmente, ya que puede pasar de desapercibido durante sus primeros indicios. Por ello es muy recomendable realizar revisiones anuales en las que se mida la presión intraocular, siendo esta la manera más eficaz de detectarlo prematuramente y frenar así su desarrollo. Y, principalmente, las personas mayores de 40 años son las que más deben vigilar esta problemática ya que, con los años y debido a diversos factores, los líquidos oculares que se segregan y eliminan manteniendo la presión intraocular constante, no se drenan lo suficiente, lo que provoca el aumento de dichos niveles.

Pero no solo deben tomar estas medidas las personas con más de 40 años. También deben revisarse anualmente, como prevención y detección precoz, aquellas personas que cuenten con antecedentes familiares de presión intraocular alta, independientemente de su edad. Además, aunque resulte sorprendente, esta problemática puede afectar incluso a bebés.

Desde Sanafarmacia nos sumamos a esta efeméride y te animamos a mirar por tu vista, realizándote exámenes oculares de manera regular. No existen síntomas previos que te pueden indicar que sufres o no de glaucoma, y es por esto que se estableció este día en el calendario, para lograr que más personas se den cuenta de la importancia que tiene un diagnostico a tiempo.

Foto: Freepik

No hay etiquetas para esta entrada.

Entradas Relacionados

CATEGORÍAS