BLOG

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad de las neuronas en el cerebro, el tronco cerebral y la médula espinal que controlan el movimiento de los músculos voluntarios.

Las células nerviosas motoras se desgastan o mueren y ya no pueden enviar mensajes a los músculos. Con el tiempo, esto lleva a debilitamiento muscular, espasmos e incapacidad para mover los brazos, las piernas y el cuerpo. La afección empeora lentamente. Cuando los músculos en la zona torácica dejan de trabajar, se vuelve difícil o imposible respirar y termina desembocando en la muerte del paciente.

La edad media de inicio de la ELA se encuentra entre los 58-66 años, con un pico de incidencia a los 70-75 años y una disminución en edades superiores. Los casos de ELA con origen hereditario presentan un inicio a edades más tempranas, unos 10 años antes en muchas ocasiones. En general, la incidencia en hombres es ligeramente superior a la de las mujeres. En el caso de España, la edad media de inicio es inferior a la observada a nivel mundial, ya que aparece fundamentalmente entre los 40 y 70 años.

La incidencia es de 5 casos por cada 100.000 habitantes a nivel mundial, llegando a afectar tanto a hombres como a mujeres. A pesar de su incidencia tiene una prevalencia baja debido a su elevada mortalidad, pues la esperanza de vida desde su diagnóstico se sitúa en torno a los 5 años.

El único tratamiento que se usa hoy en día es un fármaco de uso hospitalario que actúa ralentizando el desarrollo de la enfermedad, junto con otros que a nivel paliativo, tratan de mejorar la calidad de vida del paciente.

Debido a la falta de tratamientos curativos, el principal objetivo en la lucha contra la enfermedad se centra en poder controlar sus síntomas, prevenir complicaciones y mejorar la calidad de vida de pacientes y cuidadores. Desde Sanafarmacia formamos parte del equipo multidisciplinar necesario en el abordaje de la enfermedad, en colaboración con los especialistas del ámbito hospitalario, facilitando el acceso a los medicamentos usados en el tratamiento sintomático, contribuyendo a prevenir los problemas relacionados con los mismos y mejorando los resultados mediante el seguimiento, la conciliación y la adherencia al mismo.

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos de España colabora con la Fundación Luzón, Unidos contra la ELA, con la que existe un convenio con el objetivo de visibilizar la enfermedad, apoyar a las personas afectadas y concienciar a la sociedad sobre las dificultades que sufren diariamente. Desde dicha asociación se hace hincapié en la importancia de formar parte de la misma ya que “los pacientes se sentirán más apoyados y, sobre todo, más seguros de que los farmacéuticos conocerán la respuesta a las necesidades con las que acudirán a las farmacias”.

A las siglas ELA podríamos añadir la F de farmacia y transformarlas en “ELAF” debido al acompañamiento que desde la farmacia podemos realizar a las personas implicadas en la misma.

Francisco Solís Rodríguez.

Fuente: www.portalfarma.com

No hay etiquetas para esta entrada.

Entradas Relacionados

CATEGORÍAS