BLOG

Desde Sanafarmacia estamos realmente comprometidos con el cuidado de la salud de nuestros usuarios, por lo que consideremos imprescindible continuar concienciando a la población sobre la necesidad de protegerse del sol, sobre todo en esta época del año y en las horas clave.

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, expuesto constantemente a agentes externos, al calor, al frío, al aire, a la contaminación y a los microorganismos. El mayor riesgo para la piel es la exposición excesiva a la luz solar, pues entre sus efectos no sólo están la sequedad o quemaduras, sino que a largo plazo puede provocar un envejecimiento prematuro o, incluso, cáncer de piel.

Con la llegada del verano, las condiciones ambientales hacen que aumenten la radiación solar, pero también nuestras horas de exposición con motivo de las vacaciones, actividades de ocio y al aire libre. Las altas temperaturas, la sal marina o el cloro provocan la deshidratación de la piel, que junto con la exposición solar causan la pérdida de elasticidad de la piel. Nuestro objetivo será lograr una óptima protección solar para lucir un bronceado seguro y duradero y combatir así la deshidratación cutánea.

En esta ocasión, lanzamos algunos conocidos mitos del sol, que afirmaremos o desmentiremos. Os animamos a responder según vuestras creencias y, a continuación, os explicaremos brevemente si estáis en los cierto o, por el contrario, hay algunos conceptos mal entendidos sobre cómo protegernos de la exposición solar:

1. Cuando hace calor es mejor usar ropas claras: FALSO.

Sí que son ropas que resultan más frescas, pero reflejan mucho más la radiación solar. Los tejidos de color negro absorben la radiación y evitan que pasan a la piel (fíjate en los tuaregs). Lo ideal: ropa oscura y fresca, o ropa con fotoprotección.

2. Si estoy moreno/a no tengo que fotoprotegerme: FALSO.

Bien es cierto que las personas con piel morena tienden menos a quemarse, pero eso no tiene nada que ver con la fotoprotección. El bronceado o la quemadura solo es un desencadenante de las radiaciones UVB. EL sol (radiaciones UVA, IR y visible) penetra igual en la piel, seas más o menos moreno. Podrás usar un FPS más bajo, pero hay que protegerse.

3. Una crema de FPS15 protege la mitad que una de FPS30: FALSO.

El índice FPS indica cuanto tiempo puedes exponerte al sol sin quemarte (siempre y cuando reapliquemos la protección solar con la cantidad adecuada). Aun así la proporción diferencial no es lineal, si no exponencial. En los solares 30 no es el doble de 15.

4. Hay fármacos que son fotosensibilizantes: VERDADERO.

Ciertos fármacos pueden aumentar la sensibilidad al sol e interaccionar con el produciendo reacciones de alergias y toxicidad. La toma de antibióticos, antihistamínicos, anticonceptivos, medicamentos para la tensión o el colesterol entre otros pueden desencadenar reacciones no deseadas en la piel al exponerse al sol de forma inadecuada. A la hora de protegernos del sol hay que tener en cuenta lo que tomamos.

5. Con aplicarme el fotoprotector una vez al día es suficiente: FALSO.

La primera aplicación debe ser en casa, 15-30 minutos antes de la exposición. Pero es importante renovarse cada dos horas con la cantidad adecuada. La exposición al sol, el viento, el cloro, los baños, la arena, etc degradan los filtros químicos en un tiempo máximo de 2 horas.

6. Los fotoprotectores waterproof son más resistentes y por tanto protegen más tiempo: FALSO.

Los fotoprotectores waterpoof están diseñados para aquellas personas que le gusta estar en el agua durante mucho tiempo. El protector solar aguanta en la piel y permite estar fotoprotegido. Esto no quiere decir que protejan más tiempo, si no en otra condición. Como todos los fotoprotectores hay que re aplicárselo cada dos horas, incluso al salir del agua.

7. Los bebés de menos de un año necesitan un fotoprotector especial: VERDADERO.

A un niño de menos de un año NO LE DEBE DAR EL SOL. Los dermatólogos recomiendan que los niños menores de 3 años no sean fotoexpuestos de forma intensa. Al ser su piel más frágil debemos controlar la exposición al sol. Podemos aplicar un fotoprotetor mineral libre de filtros químicos para salir a la calle, pero jamás exponerlo de forma continuada al sol.

8. Tomar el sol es bueno para el acné: FALSO.

El sol tiene un efecto bactericida y seca los granos que puedan salir en la piel. Aun así si secamos demasiado la piel puede generar un efecto rebote y dar lugar a un brote de acné mucho peor. Es importante tener una buena higiene, usar protectores solares ligeros u oil-free y seguir una rutina de hidratación y reparación durante el verano.

9. El fotoprotector que me sobró del año pasado pierde efectividad: VERDADERO

Podemos utilizarlo pero normalmente, una vez abierto el envase, la efectividad del fotoprotector solo dura un año. De hecho, si solo compraste un solar el año pasado y te sobró algo de cantidad, puede que no lo hayas usado bien.

10. Cuando está nublado no hace falta aplicarse el protector: FALSO.

Según la FDA, la radiación solar que puede traspasar un día nublado es del 80 %. Además, la sensación térmica es más fría y tendemos a sobreexponernos más.

Con estas cuestiones esperamos haber resuelto algunas dudas muy comunes sobre cuál es la mejor forma de protegernos del sol, así que aprovechamos para dejarte 10 consejos útiles para enfrentarnos a la exposición solar de un modo saludable para nuestra piel y convivir con el sol responsablemente.

Entradas Relacionados

CATEGORÍAS